Imagen Formulario Imagen Formulario
Wellness

Mindfulness: qué es, beneficios y cómo practicarlo

  • Comparte

La meditación mindfulness ha cobrado relevancia como método para combatir el estrés y el dolor durante los últimos años. Esta práctica invita a una percepción más consciente de las experiencias, con el objetivo de concentrarse en el ahora y en el presente. 

¿Quieres saber más acerca de esta tendencia? A continuación, las principales claves para entender en qué consiste:

Mindfulness: qué es y cuáles son sus objetivos 

La palabra mindfulness proviene de sati, una palabra escrita en pali, idioma vernáculo parecido al sánscrito (lengua que se habla hace 2500 años); a su vez, proviene de sarati, cuyo significado es recordar. A partir de ahí, se utiliza en español con acepciones como “atención plena” o “conciencia abierta”, aunque es más común su uso en inglés.

Se trata de un tipo de meditación enfocada en concentrarse en el presente. Esto implica alejar la atención de los pensamientos que te acompañan mientras realizas una acción, para reconocer la experiencia que vives y detenerte solo en los pensamientos relacionados con ella. 

La meditación mindfulness es utilizada como complemento de tratamientos contra la depresión, los desórdenes alimenticios, el estrés y otras enfermedades.

Beneficios del mindfulness

Un estudio publicado en Clinical Psychology Review (2018), observó mejorías en pacientes que sufrían depresión, trastornos alimenticios, dolor y tabaquismo, dando cuenta del impacto que tiene esta práctica en el ser humano.

Por otro lado, se han comprobado en más 3000 estudios científicos los siguientes beneficios de las técnicas mindfulness:

  • Aceptar las situaciones, sean agradables o no.
  • Conectarse con el mundo que te rodea.
  • Reducir la hipertensión y el dolor crónico. 
  • Menor reactividad emocional.
  • Incremento de la sensación de paz.
  • Alivio de migrañas.
  • Disminución de la ansiedad y el estrés.

Meditación mindfulness: cómo iniciar

El objetivo de mindfulness es reconocer las experiencias que vives y aceptar la manera en que fluyen. Esto implica detener la costumbre de repensar las situaciones, un hábito que puede generar angustia. Cambiar esta configuración mental requiere de un entrenamiento en técnicas mindfulness que puedes iniciar de la siguiente forma:

Elige un lugar para iniciar tu meditación. Puede ser un espacio de la casa donde te sientas a gusto, como la cama, algún rincón del jardín o simplemente el sofá de tu living. Esto te ayudará a crear el hábito de meditar.  

Luego, se recomienda concentrarte en alguno de estos puntos:

  • Tu respiración.
  • Uno de tus sentidos.
  • Las sensaciones que experimenta tu cuerpo.
  • Un pensamiento específico.

Intenta mantener el pensamiento consciente durante al menos 30 segundos. No midas el tiempo, solo concéntrate de forma relajada, tratando de aumentar el tiempo. 

Al concluir con la meditación, date un premio pequeño, como comer una fruta, un chocolate o revisar tu celular unos minutos, algo sencillo que te cause satisfacción. 

Cuando comienzas con las técnicas de meditación, debes tener presente que el objetivo de mindfulness es que logres concentrarte en aquello que decidiste en ese momento, alejando los pensamientos de situaciones pasadas y las proyecciones a futuro. Prestar atención de forma sistemática te permitirá estar consciente de tus emociones y decisiones. 

Con la práctica, llevarás a cabo la meditación mientras realizas tus actividades diarias -integrando esta actividad dentro del grupo de hábitos saludables-, sin necesidad de recluirte lejos del cotidiano. 

Aclarados los puntos importantes sobre mindfulness -qué es y los beneficios que otorga-, puedes incluir este tipo de meditación en tu vida diaria. Hazte consciente de las experiencias que vives y aleja aquellos pensamientos que te impiden avanzar. Ten en cuenta que la eficacia en tratamientos de salud debe ser monitoreada por un médico.